Encuentra tu viaje

  • Destino

  • Tipo de viaje o actividad

  • Cuándo quieres viajar

BENIN 10 DIAS

Todo el año 2022

Benín es un lugar con muchísimos alicientes para el viajero. Su diversidad étnica hacen que sea un paraíso para los amantes de la fotografía; el vudú, la historia del esclavismo y la arquitectura colonial harán las delicias de los más interesados en la cultura y la historia. A la vez, es un país con unas infraestructuras y una seguridad muy avanzadas para los estándares africanos, con el atractivo de ser muy poco turístico: los viajeros podrán encontrarse con tribus aisladas de la civilización, rituales vudús auténticos y experiencias inolvidables y únicas como en pocos otros lugares del mundo.

Información adicional

Nivel

Dificultad baja

Precio por persona

desde 1.520 €uros + vuelos

Servicios de tierra:

  • En grupo de 4 personas: 1.625 €uros
  • En grupo de 5-8 personas: 1.520 €uros

Fechas

Todo el año 2022

Grupo

Mínimo 4 personas

Incluye

  • Alojamiento en habitación doble y desayuno
  • Traslados en transporte con aire acondicionado
  • Todas las excursiones y visitas mencionadas en el programa
  • Gestiones con los poblados y guía experto hispanohablante.

No incluye

  • Vuelos
  • Seguro de cancelación y asistencia médica en destino
  • Tst PCR y/o antígenos si fueran necesarios para el viaje
  • Visado
  • Comidas y cenas
  • Ningún servicio no especificado en el apartado “incluye”

Programa

Día 1: España – Cotonou

Vuelo internacional hacia Benín  y transfer a Hotel Maison de Canelya para descansar.

Día 2: Cotonou – Ganvie – Cotonou

Desayuno y charla con el guía sobre las actividades del día. Cotonou es una ciudad portuaria con vestigios de la época comunista que han marcado la fisonomía de la capital económica de Benín. Para percibir la esencia de la ciudad penetraremos en el mercado de Dantokpa, uno de los mayores del Golfo de Guinea, que será nuestra primera aproximación a los colores, colores y sabores de África occidental, y donde veremos una de sus características principales: su gente, especialmente sus coloridos vestidos y sus vistosos peinados. Visitaremos las paradas de comida pero también de fetiches, en una primera introducción al mundo Vudú. Tras la visita seguiremos hasta Calaví, puerto lacustre desde donde cogeremos una piragua para explorar el lago Nokoué y su mítica Venecia Africana. Tras 30 minutos en barca a motor llegaremos hasta este gran poblado de casas sobre palafitos habitadas por gentes de la etnia tofí, que se refugiaron en el lago Nokoué en el S.XVIII huyendo del esclavismo. Actualmente se han formado ‘calles’ acuáticas donde la gente hace todas sus actividades. Vuelta a Maison de Canelya a dormir.

Día 3: Porto Novo- Holi

Vamos a la capital. Pasearemos por esta fabulosa ciudad, ideal para perderse durante unas horas ya que respira historia por doquier, destacando su gran variedad de edificaciones: iglesias, mezquitas, templos vudús, casas coloniales francesas y un tipo de arquitectura única en todo el continente: el llamado estilo “afro-brasileño”: se trata de edificios construidos por descendientes de esclavistas que volvieron a la tierra de sus antepasados, Benín, y proyectaron mansiones como las de su país de Brasil pero adaptándose a los materiales locales.
Seguiremos hasta el territorio holi, etnia que destaca por ser animista y porque las mujeres de una cierta edad lucen complejos tatuajes corporales. Entraremos en contacto con esta tribu para entender su modo de vida basada sobre la agricultura y la recolección. El jefe nos ayudará a interactuar con ellos incluso seguirles en sus tareas diarias. A nivel fotográfico, los holi son de máximo interés, debido a las escarificaciones y tatuajes en el rostro, símbolo de belleza y pertenencia a la tribu. Hotel TG de Cove

Los holi
Los holi son una de las etnias más características de Benín, por su forma de vivir y, sobre todo, por la decoración de su piel. Se tatúan y escarifican la cara, y esto es símbolo de pertenencia a la tribu como también una muestra de belleza. Las mujeres incluso se tatuaban el vientre cuando estaban embarazadas y, al crecer, el dibujo se hacía más hermoso. Podremos observarlo en las ancianas del pueblo. Por desgracia, todas estas costumbres se están perdiendo, y los niños ya no se tatúan ni escarifican el rostro por miedo a ser marginados si consiguen salir de los poblados y acceder a una educación superior.

Día 4:   Ketou – Campamento Fulani – Dassa

Desayuno y excursión hasta las colinas de Agonlín para conocer la forma de vida de las dos etnias que pueblan esta desconocida región de Benín. Los Fon Agonlín –agricultores animistas- y los Fula, nómadas islamizados. Caminaremos por el monte (caminata suave) atravesando poblados tradicionales, charlando con sus habitantes. Uno de los objetivos es visitar uno de los campamentos nómadas de los Fula y conocer su forma de vida marcada por el ganado, las trashumancias y el culto a la belleza de tanto hombres como mujeres: peinados, gorros, tatuajes… ¡un pueblo fascinante! Seguiremos de tarde a Dassa para pasar la noche. Aubergue de Dassa

Días 5 y 6 Dassa – Djougou (Taneka)

Desayuno y visita de Dassa, antiguo reino nagó (subgrupo yoruba) y visita a uno de los templos animistas de los montes rocosos que marcan la silueta de esta ciudad. Seguiremos hasta el pueblo vecino Savalou, verdadero lugar de culto animista. Continuaremos hacia el norte, para conocer a los taneka. El segundo día, exploraremos la región taneka, incluyendo un trekking hasta la cueva donde esta etnia se escondía de los ataques de las tribus enemigas. Noches en Motel du lac de Djougou.

Días 7 y 8: Taneka-Somba

Tras sumergirnos más con los Taneka, nos desplazaremos al norte. Seguiremos hasta la Sierra de Atakora, punto más alto de Benín donde el paisaje cambia radicalmente y se torna más montañoso con pequeños valles habitados por varias etnias animistas de los que destacan los ditamarí o somba, conocidos como los artesanos del adobe. Sus famosas casas de dos pisos llamadas ‘tata’ son únicas en África y vale la pena visitarlas con tranquilidad. Conocer al pueblo somba tiene un valor antropológico incalculable, porque junto a los taneka es la etnia más destacada y con costumbres y arquitectura más características del norte de Benín. Haremos pequeños trekkings por la zona. La primera noche, en Hotel Tata Koubeti de Boukombé…la tarde del día 1 ya iremos bajando y haremos noche en Dassa.

Día 9: Dassa – Abomey-Lago Aheme

Visita a Abomey, la antigua capital del reino de Dahomey.

El antiguo reino de Danxome
El nombre del país durante el período colonial francés (hasta la independencia, el 1 de agosto de 1960, cuando pasó a llamarse según la denominación actual, “Benín”, fue Dahomey. Este nombre proviene de uno de sus antiguos reinos, el de Danxome, que fue un poderoso imperio que dominó el Golfo de Guinea, destruyó a muchas tribus enemigas e incluso vendió como esclavos a muchos prisioneros: efectivamente, no solo portugueses y franceses capturaban a gente negra para esclavizarla: algunos reinos benineses también lo hacían. Los esclavos eran llevados hasta Ouidah, punto final de nuestro viaje, a dos horas al sur, en tren, junto con otras “mercancías”: el aceite de palma, que era exportado a Europa para elaborar cosméticos. El imperio de Danxome tenía un ejército de mujeres-soldado (amazonas), dispuestas a sacrificarse por su rey, cuyo trono, que podremos ver, estaba erigido sobre cráneos de enemigos. Los palacios reales son Patrimonio Mundial por la UNESCO

Seguiremos rumbo al sur. Nuestro objetivo es el pueblo pescador de Bopa donde vive un anciano especializado en medicina tradicional y que es guardián del dios Shangó (dios del trueno). En el barrio animista donde se sitúa el ‘templo’ se suelen organizar rituales y danzas para invocar a los antepasados y agradecerles las buenas cosechas, la pesca o la ausencia de problemas graves en la comunidad. Noche en Hotel Chez Theo

El vudú
El animismo es la religión característica de Benín, pero es algo muy alejado de lo que la creencia popular dice, fruto sin duda de la tergiversación que han hecho las películas de Hollywood. El vudú no tiene nada que ver con muñecas clavadas con alfileres ni con zombies. Es una religión practicada por gran parte de la población y que considera que existe una creencia sobrenatural única, con la que se debe interactuar mediante intermediarios, lo que vienen a ser las divinidades, cada uno con su personalidad diferenciada y a la que se alaba mediante rituales, danzas y símbolos. Para el vudú, todo en la naturaleza tiene espíritu. En este viaje conoceremos realmente y a fondo qué es el animismo, y miraremos de coincidir con alguno de sus espectaculares rituales, danzas y celebraciones.

Día 10: Ouidah y vuelta

Nos desplazamos a Ouidah. Tras pasear por el barrio colonial, donde volvemos a encontrar edificios afrobrasileños, recorreremos los cuatro quilómetros de la llamada “Ruta de los esclavos”, desde la plaza de las subastas hasta el  llamado “Punto de no retorno”, donde una gran puerta recuerda que más de dos millones de esclavos partieron desde allí hasta el Caribe, Brasil y el sur de Estados Unidos. El recorrido pasa por las diferentes etapas donde paraban los esclavos antes de zarpar, incluyendo la «Caja negra» (edificio donde confinaban los esclavos para acostumbrarse a la oscuridad) y las fosas comunes. Nuestro magnífico viaje acaba en el lugar donde empezó otro tipo de viaje para otra gente, en un lugar cargado de emoción y simbolismo. Noche en Ouidah o en Cotonou. Último paseo por la ciudad, compras, etc. Fin de nuestros servicios

 

Mostrar todo

Galería de fotos

Solicítanos más información sobre este viaje