Encuentra tu viaje

  • Destino

  • Tipo de viaje o actividad

  • Cuándo quieres viajar

Colombia mágica

de julio a octubre 2021

Está entre los cinco países con más biodiversidad mundial, ello unido a su variada geografía, su historia llena de misterios y aventuras, sus gentes y culturas, así como sus ciudades de ascendencia española, convierten a Colombia en un país fascinante que necesitaría más de un viaje para cubrir sus zonas más interesantes.

Nivel

Dificultad media-baja

Precio por persona

consultar

Fechas

de julio a octubre 2021

Grupo

  • Grupo mínimo: 12 personas
  • Grupo máximo: 18 personas

Incluye

  • Guía acompañante a partir de 12 personas
  • Vuelo internacional e internos en línea regular clase turista
  • Asistencia y traslados en privado
  • Recorrido indicado en vehículos con aire acondicionado acorde al número de pasajeros
  • Hoteles y régimen de comidas detallado en tabla
  • Pensión completa en Caño Cristales
  • Guías locales durante las visitas incluidas
  • Entradas y visitas detalladas
  • Seguro de cancelación y de asistencia de viaje

No incluye

  • Guía acompañante para menos de 12 personas
  • Tasas de billete de avión.
  • Bebidas o alimentación no especificada
  • Servicios de maleteros y extras en los hoteles
  • Ningún otro servicio no especificado en el apartado incluye

Programa

Día 1. España – Bogotá.

Salida en vuelo por la mañana con destino a Bogotá. Llegada y traslado al hotel. Por la tarde subiremos en teleférico a Monserrate, el punto más elevado de la capital y desde donde se puede observar la vista más hermosa de la ciudad a la puesta de sol.
La vibrante y diversa Bogotá, capital del país y eje central del comercio, es una metrópolis bulliciosa con una mezcla de antiguo y nuevo, de moda y tradición, majestuoso y encantador. Ubicada en el centro del país, está a 2.650 metros sobre el nivel del mar en una meseta rodeada de montañas en la parte alta de la Cordillera Oriental de los Andes.
Fundada en 1538 por el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada, la nueva ciudad se convirtió en la capital del virreinato de Nueva Granada en 1717. Liberada en 1819 por Simón Bolívar fue constituida como la capital de la nación independiente de la Gran Colombia, que incluía la actual Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.
La ciudad creció lentamente en sus inicios ya que los Bogotanos “cachacos” querían preservar su cultura antigua. Apreciaban sus iglesias, conventos y casas edificados al más puro estilo colonial español, así como su Universidad Nacional fundada en 1573. Se enorgullecían también de hablar el español más puro del Nuevo Mundo y tal era su importancia, que en ocasiones se la llegó a nombrar como la Atenas de América del Sur. Sin embargo, la ciudad creció rápidamente después de 1940 debido a que habitantes del campo, migraron en masa a la búsqueda de mejores oportunidades económicas. Actualmente Bogotá es el centro financiero, político y cultural más grande del país. La Universidad Nacional de Colombia y otras muchas universidades ubicadas allí, hacen de ella el centro educativo más importante de la nación. Siendo para muchas personas, la ciudad de entrada a Colombia y un buen punto de partida para su aventura colombiana.

Día 2. Bogotá. Visita a la ciudad. Vuelo a Neiva y traslado a Villavieja.

Realizaremos un recorrido por la ciudad visitando los lugares de mayor interés. Iniciando en la Plaza de Bolívar donde se encuentran los edificios más emblemáticos del país: la Catedral Primada, el Palacio de Justicia, la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Casa de Nariño (hogar del presidente de la República) y el Capitolio Nacional. Nos dirigiremos más tarde al Museo del Oro, famoso por su exclusiva colección de más de 30.000 piezas de oro precolombino. Continuaremos nuestro recorrido a pie a través de las hermosas calles de “La Candelaria”, barrio que mantiene la arquitectura de la época colonial, hasta llegar a La Quinta de Bolívar lugar donde vivió el Libertador Simón Bolívar.
Por la tarde traslado al aeropuerto y salida en vuelo a Neiva. Traslado a Villavieja.

Día 3. Villavieja – Desierto de Tatacoa – San Agustín.

Desayuno. Salida hacia San Agustín visitando en el camino el desierto de Tatacoa.
El Desierto de la Tatacoa es la segunda zona árida más extensa de Colombia después de la península de la Guajira. Es uno de los escenarios naturales más atractivos de Colombia y ocupa 330 kilómetros cuadrados de tierra de color ocre y gris con pinceladas del verde de los cactus. La Tatacoa o el Valle de las Tristezas, como la llamó en 1538 el conquistador Jiménez de Quesada, por los rastros de deterioro que notó en su territorio, no es justamente un desierto, sino un bosque seco tropical.

Día 4. San Agustín. Parque arqueológico, Tablón y Chaquira.

Visita a los sitios arqueológicos de San Agustín. Noche en San Agustín.
El Parque Arqueológico de San Agustín, ubicado en el departamento del Huila, es el único lugar del mundo destacado por las quinientas imponentes estatuas en piedra talladas de acuerdo con la mitología de los escultores indígenas. La mayor parte de las estatuas formó parte de la parafernalia fúnebre de los antiguos pobladores de esta región y estuvo relacionada con los ritos funerarios, con el poder espiritual de los muertos y con el mundo sobrenatural. La monumentalidad de las estatuas y de las tumbas de piedra, refleja hoy en día, un complejo sistema de pensamiento de estas culturas desconocidas que entendían y explicaban el mundo a su manera, tallando el misterio e inmortalizándolo en las piedras. Por la tarde excursión a caballo visitando el Tablón, la Chaquira, Alto de la Pelota y el Purutal.

Día 5. San Agustín. Estrecho del río Magdalena y Parques Alto de los Ídolos y las Piedras.

Desayuno y visitas en los alrededores de San Agustín. Noche en San Agustín.
Parque Arqueológico Alto de las Piedras está localizado a 10 kilómetros al norte del Alto de los Ídolos, en una pequeña colina. Las cuatro esculturas allí encontradas, al igual que las tumbas, conservaron sus colores originales. Entre las estatuas sobresale la figura de un personaje humano con colmillos. Sobre su cabeza y cuerpo reposa otra representación de un personaje con rasgos humanos y de animal.
En el Parque Arqueológico Alto de los Ídolos se encuentran los conjuntos funerarios mejor conservados de la cultura agustiniana. El parque se destaca por sus características muy particulares en la representación de esculturas antropomorfas y zoomorfas, sus dimensiones, presencia de sarcófagos y tinas ceremoniales de piedra y la pintura, tanto en las estatuas como en los muros de los sepulcros y templetes.
En la zona se encuentra el único lugar donde un ser humano puede saltar el río más grande de Colombia, el Río Magdalena. El punto es conocido como el Estrecho del Río Magdalena, sitio donde el caudal del río se ve obligado a pasar a través de una formación rocosa, reduciendo a solo 2.20 metros el espacio entre orilla y orilla. En este día también se visitará el Museo de Obando, el Salto de Bordones y el Salto del Mortiño.

Día 6. San Agustín – Popayán.

Desayuno y salida hacia Popayán, donde a la llegada se hará un recorrido a pie por la ciudad colonial y el centro histórico.
Popayán. Conocida como la “Ciudad Blanca” por sus hermosas fachadas encaladas, esta joya arquitectónica, está considerada la segunda ciudad colonial más importante del país después de Cartagena de Indias y su casco antiguo es Monumento Nacional. Popayán es la capital del departamento del Cauca, fundada por Sebastián de Belalcazar en 1537 y en su máximo esplendor colonial, se convirtió en el sitio obligado de parada dentro de la ruta comercial entre Quito y Cartagena de Indias. La capital del departamento se encuentra en el Valle de Pubenza.

Día 7. Popayán – Alcalá (valle del Cauca).

Desayuno y salida por carretera hacia el Eje Cafetero. Los cafetales, guaduales, árboles de yarumo, arbustos de sietecueros y los bosques secundarios que se aprecian en el insondable horizonte de la región, recuerdan la declaración de la Unesco de incluir al paisaje cultural cafetero en lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad. “La autenticidad e integridad del Paisaje Cultural Cafetero, constituye ejemplo excepcional de paisaje cultural sostenible y productivo, que se adapta a las características geográficas y naturales únicas en el mundo y que ha desarrollado para ello un modelo de acción colectiva y un capital social excepcional”. Alojamiento en el hotel y libre a la llegada.
** NOTA **. El traslado de Popayán a Alcalá se hará sin guía solo con el chófer.

Día 8. Alcalá – Valle de Cócora – Santa Rosa.

Este recorrido nos llevará desde el lejano noreste del Quindío, hasta el hermoso Valle de Cócora donde crecen las magníficas palmas de cera en uno de sus pocos hábitats naturales. Nos alojaremos en las Termales de Santa Rosa, donde podremos disfrutar de un baño en sus aguas termales.
Con solo comenzar a entrar a Filandia uno se da cuenta porque esta es la región Cafetera de Colombia. La plaza principal no ha cambiado en personalidad ni en como se ve en décadas. Filandia no tiene una atracción para ir a visitar, Filandia es la atracción. Una corta pausa para un café en una de las pequeñas cafeterías, te permitirá ver la originalidad de las líneas de casas coloridas de un pueblo tradicional de la región.
Desde Filandia nos trasladamos al Valle de Cócora. Éste, forma parte del amplio Parque Nacional Natural de los Nevados, el valle está ubicado en los límites al Este del Quindío a lo largo de la Cordillera Central de los Andes. Ha sido nombrado por Colombia como un santuario por su símbolo nacional: la Palma de Cera. La Palma bordea la Cordillera y ahora está protegida, fue declarado árbol nacional y símbolo para prevenir la explotación, debido a las celebraciones del Domingo de Ramos y por tanto una amenaza para las especies endémicas que dependen de la palma. El valle es espectacular y fabuloso para caminar o montar a caballo, de cualquier modo, este impresionante paisaje montañoso no dejará de impactarnos.
Salento.  Municipio en el noreste del Quindío y primer asentamiento de la zona en la era moderna que data de 1850. El pintoresco pueblo se encuentra situado en la esquina noreste del departamento del Quindío y bordea con otros como Risaralda y Tolima, todos estos comparten el Parque Nacional Natural los Nevados. Salento tiene un verdadero ambiente rural tradicional.

Día 9. Santa Rosa – Manizales.

Después del desayuno, el que lo desee puede disfrutar del balneario. Más tarde salida hacia el departamento de Caldas a través del eje cafetero. A la llegada se hará un city tour en la ciudad.
A los pies del Parque Nacional se halla la ciudad de Manizales capital del departamento de Caldas. Por su belleza y la amabilidad de sus gentes, es conocida como la “ciudad de las puertas abiertas”. Está construida sobre diversas colinas constituyendo toda ella un auténtico mirador. El centro histórico tiene una arquitectura republicana con un estilo neo-clásico, neo-gótico y neo-renacentista, del que resalta el período republicano. Un paseo por su moderno teleférico que comunica el centro con la terminal de autobuses nos dará otra idea de la ciudad.

Día 10. Parque Nacional de los Nevados: el Nevado del Ruiz.

Estamos en la región del Parque Nacional de los Nevados, zona de volcanes activos. Nos acercaremos al Nevado del Ruiz (5.270 metros), pudiendo ascender hasta los 4.700 metros.
Parque Natural Nacional de los Nevados. Ubicado en la región central del país en la cordillera de los Andes, es uno de los sistemas montañosos más complejos de Colombia. Abarca cerca de 58.000 hectáreas en los departamentos de Tolima, Caldas, Risaralda y Quindío. Consta de cinco nevados: el Nevado del Ruiz, el Nevado del Cisne, el Nevado de Santa Isabel, el Nevado del Quindío y el Nevado del Tolima. Es el corazón de la región cafetera del país. Los ríos que descienden de sus picos nevados, riegan las tierras agrícolas y nutren los acueductos de las ciudades y pueblos del centro de Colombia.
El Nevado del Ruiz, fue llamado volcán de Cartago por los cronistas debido a sus erupciones a lo largo de la historia. El volcán es una inmensa mole chata que alcanza los 5.270 metros. Posee dos cráteres adventicios: la olleta, típica mole cónica de arena un tanto separada del nevado, y el cráter Piraña. En la cumbre, mirando a oriente, se encuentra el cráter central denominado Arenas.

Día 11. Manizales – Medellín.

Salida de Manizales en dirección a Medellín. Llegamos a la región de Antioquia patria de los paisas y tierra de emprendedores. A la llegada se hará un city tour en Medellín incluyendo las visitas al jardín Botánico, la plaza de Botero y el Cable Aéreo hasta Santo Domingo.
* * NOTAS **
– El traslado de Manizales a Medellín se hará sin guía solo con el chófer.
– La salida del 1 agosto coincide con la Feria de las Flores y no se podrá visitar el Jardín Botánico.

Día 12. Medellín. Excursión a Santa Fe de Antioquia.

Desayuno y día completo para visitar Santa Fe de Antioquia.
Dicen los antioqueños que Santa Fe de Antioquia es la madre de la cultura paisa. Fundado en 1541 y declarado Patrimonio Nacional, es uno de los pueblitos más emblemáticos del país. A cada lado de sus calles empedradas se levantan típicas casitas coloniales de paredes blancas y techos altos que dejan el aire circular y refrescar las casas. Santa Fe se vanagloria de tener varias de las iglesias más bonitas de Colombia, cada una con un estilo muy diferente de la otra. Entre sus atractivos también se encuentra el legendario Puente de Occidente construido en 1887 sobre el río Cauca, que aparte de su belleza tiene una curiosa historia sobre su construcción. Santa Fe es también la tierra del tamarindo y de las frutas, perfecto para sorprender el paladar con nuevos sabores tropicales.

Día 13. Medellín. Excursión en Guatapé.

Desayuno y día completa para visitar El Peñol y Guatapé.
El Peñol o Peñol de Guatapé situado al lado de un embalse, constituye uno de los atractivos turísticos de la ciudad. A esta enorme roca de 220 metros de altura se llega subiendo los 649 escalones de cemento, al término de los cuales se goza de una vista soberbia del inmenso lago con entrantes y salientes, cabos y penínsulas y montañas.
Guatapé. Las paredes de la mayoría de las casas de esta pequeña población, nos muestran las habilidades artísticas de sus habitantes. Los zócalos bajo sus ventanas expresan lo mejor de la tradición paisa con figuras de arrieros, silleteros, flores y animales o simples figuras geométricas de inspiración española.

Día 14. Vuelo Medellín – Bogotá. Continuación a Guatavita y Villa de Leyva.

Salida temprano en vuelo a Bogotá. Asistencia a la llegada al aeropuerto y continuación por tierra hacia Villa de Leyva, uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados del país. Haremos una visita a pie a la llegada y la parada en camino para visitar Guatavita.
Parque Nacional de la Laguna de Guatavita. Ubicado a 3.100 ms en el departamento del municipio de Sesquilé, antiguo cacicazgo chibcha, se encuentra la laguna de Guatavita, la más célebre de las lagunas sagradas de esta cultura precolombina. En ella se escenificaba el legendario rito de El Dorado, que tenía lugar cada vez que se entronizaba un nuevo cacique, y que consistía en la entrada del nuevo jefe desnudo a la laguna, montado sobre una balsa para sumergirse en sus aguas. Al mismo tiempo, los súbditos lanzaban a la laguna pequeñas estatuillas de oro llamadas tunjos. Razón por la cual ha sido objeto de numerosas inmersiones en diferentes épocas históricas, todas con el fin de rescatar los supuestos tesoros que se esconden bajo sus aguas. El Monumental boquete septentrional que presenta el cráter que la contiene, corresponde precisamente a un intento por desaguarla.

Día 15.  Villa de Leyva.

Día de visita a los alrededores de Villa Leyva. Conoceremos el Monasterio Ecce Homo, la Estación Astronómica Muisca y Fósil o museo del cronosaurio marino.
El monasterio del Ecce Homo fue fundado por los dominicos el 15 de marzo de 1620, un Domingo de Ramos, como centro de evangelización y casa de reposo alejada de los núcleos urbanos.
El parque arqueológico de la Estación Astronómica Muisca acoge la única estación astronómica en su género, cuyos antecedentes se remontan al primer milenio antes de Cristo. Es uno de los pocos que aún se conservan como testimonio de una cultura que alcanzó importantes avances en materia de astronomía.
La primera impresión al llegar es una mezcla de un silencio que se confabula con un paisaje melancólico de donde sobresalen, apuntando de oriente a occidente, dos hileras de columnas labradas en piedra. Entre cada columna hay una distancia de 15 cms, hecho que no es caprichoso si se tiene en cuenta que su finalidad era la de saber la posición del sol por medio de las sombras que proyectaban. Su función era la de reloj y a la vez la de calendario, ya que cuando la sombra era más corta se daba inicio a la época seca, mientras que cuando era más larga, a la época de lluvias. Estas eran fechas revestidas de trascendentalismo celebradas con grandes rituales que precedían a la siembra o cosecha de sus productos.
Energía y fecundidad. Las columnas eran además indicadores de importantes fenómenos astrales, hecho que les confería un carácter mítico en razón a su representación fálica en honor a la fecundidad. En ciertas épocas del año los Muiscas colocaban los falos con la punta hacia arriba, para que de esta manera fuesen cargados con la energía del astro sol, el gran reproductor de la naturaleza. Posteriormente eran enterrados con la punta hacia abajo para realizar la unión fecunda con la madre tierra. Tan extraordinario matrimonio cósmico se cumplía regularmente en marzo y septiembre de cada año.
El Museo del Fósil, alberga una invaluable colección de fósiles dentro de la que se encuentra la pieza paleontológica más importante descubierta en Colombia: un kronosaurus de 7 metros de longitud. El fósil de este gigantesco reptil marino que vivió hace un poco más de 100 millones años es el más completo encontrado hasta ahora en el mundo.

Día 16. Villa de Leyva – Barichara.

Salida con destino Barichara, para algunos la población más bonita de Colombia. Sus callecitas empedradas y bien cuidadas, sus casonas de amplios ventanales y altos techos, su hermosa catedral y un ambiente de tranquilidad al lado del cañón del río Suárez, son los atractivos que este bello municipio tiene para ofrecer. Barichara ha sido lugar de rodajes de varias telenovelas colombianas, debido a su arquitectura colonial tan bien cuidada. Fue fundada por la familia Pradilla de la Parra en 1705. Es monumento nacional y patrimonio histórico; también el único lugar de Colombia que mantuvo la tradicional técnica de construcción en tierra. No cuenta con muchos habitantes, lo que garantiza que sea un pueblo tranquilo y apacible. En un agradable paseo conoceremos sus edificios, plazas y parques.

Día 17. Barichara – Camino Real Guane – Parque Nacional Chicamocha – Girón.

Salida temprano después (en ocasiones antes) del desayuno para realizar la caminata del Camino Real, 9 Kms totalmente empedrados que conducen de Barichara a Guane. Una bonita experiencia eco-turística que te remite a la época de los indios Guanes que poblaron estas tierras hace algunos siglos. Vale la pena darse un tiempo para recorrer este pueblito, sus alrededores, disfrutar de su tranquilidad y su arquitectura.
Nota. El que no desee hacer la caminata irá con el coche a recoger al grupo a Guane o bien hacer solo la segunda parte. La primera es camino de piedras con bajada.
De camino a Bucaramanga nos encontraremos con el Parque Nacional de Chicamocha conocido como Panachi, junto al cañón del mismo nombre y considerado el segundo más grande del mundo. Si bien parte de su atractivo son las atracciones para la población local y a pesar del calor, subir hasta el mirador, conocer la historia que representa el monumento a la santanderinidad “rebelión de los comuneros” y tomar el segundo o tercer teleférico más largo del mundo (6,3 kms) merece la pena.
Girón es una ciudad de origen castellano de callejuelas que dormitan su sueño de vejez y soledad, arrinconadas en románticos escondrijos. Cada calle, cada casa son evocadoras de tiempos gloriosos. De noche, cuando en la ciudad reina el silencio, parece que por sus estrechas calles anduvieran con paso firme, sus hidalgos fundadores. Calles empedradas; caserones de ancho alero y balcones de volado barandaje.

Día 18. Girón. Vuelo Bucaramanga a Santa Marta.

Traslado a Bucaramanga para salir en vuelo vía Bogotá destino Santa Marta. Llegada a Santa Marta y traslado al hotel y libre.

Día 19. Parque Nacional de Tayrona.

Traslado a la entrada al Parque Nacional Tayrona. Una vez allí una caminata a través del bosque nos llevará por las diversas playas del parque hasta el Cabo San Juan con sus dos hermosas playas que nos invitan a darnos más de un baño.
Las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, la montaña costera más alta del mundo, se hunden en el mar como los dedos de una mano gigantesca entre los que se forman bahías y ensenadas de belleza singular. Esto es lo que constituye parte de los muchos atractivos que ofrece el Parque Nacional Natural Tayrona, magníficas playas y el relajante panorama de un mar intensamente azul. Quienes se sienten atraídos por actividades más emocionantes y variadas podrán disfrutar de caminatas, recorridos a caballo, natación, snorkel y buceo autónomo. El parque Tayrona posee también vestigios arqueológicos de una antigua ciudad del pueblo Tayrona.

Día 20. Santa Marta – Cartagena. Visita de la ciudad.

Desayuno. Salida temprano hacia Cartagena donde se hará un city tour por la tarde, después de dar tiempo para el almuerzo libre.
Fundada en 1533 por Pedro de Heredia, Cartagena fue anteriormente el puerto de entrada del Caribe más utilizado por los españoles. Aquí se almacenaban las riquezas que eran saqueadas desde el interior antes de ser transportadas camino a Europa. La ciudad tenía un fuerte atractivo para los bucaneros y piratas que intentaron en varias ocasiones tomar la ciudad, el más notable Sir Francis Drake en 1586, quien “misericordiosamente” estuvo de acuerdo en no destruir la ciudad a cambio de los 10 millones de pesos que se llevó de regreso a Inglaterra. Fue después del ataque de Drake cuando se tomaron medidas para fortificar la ciudad y comenzó el trabajo en las murallas defensivas, que aún en la actualidad, demarcan la frontera entre la parte antigua y la nueva. Llevó 200 años la edificación de las murallas y el fuerte que fue finalizado por los españoles justo 25 años antes de que Colombia obtuviera la independencia.
Tallada en una colorida historia plagada de piratería, bochornoso calor del Caribe, con fusiones de África, la cultura indígena y europea, Cartagena es el museo viviente de Colombia. Absurdamente fotogénica, premia incluso al más perezoso de los viajeros. El color salpica todos los rincones, los balcones se desbordan con flores y la energía se filtra por debajo de las puertas de madera de los hoteles, restaurantes y casas privadas. Los zumos de frutas frescas y los puestos de comida de mar son deliciosas opciones en las calles adoquinadas.
City tour. Comenzaremos con un recorrido a pie a lo largo de las calles del centro histórico de Cartagena.
El recorrido nos llevará a través de la ciudad antigua bajo la Puerta Del Reloj, símbolo de Cartagena, y hasta la Plaza de los Coches. Desde la Plaza San Pedro Claver con su impresionante iglesia, hasta la Plaza Bolívar con sus áreas de sombra, donde una limonada fresca puede ser disfrutada mientras observa el mundo pasar.
El Castillo de San Felipe es uno sitios más espectaculares de Cartagena. El fuerte, el más grande construido por los españoles en América, domina la ciudad antigua. La primera fortificación en este sitio se inició en 1536 y se extendió en los 200 años siguientes, principalmente con mano de obra de esclavos africanos. Debajo de esta asombrosa estructura hay un laberinto de túneles. La fortificación empapada de sol filtra relatos antiguos para cada viajero en sus túneles (algunos de los cuales están iluminados y son accesibles al público) y rampas las cuales son un libro de historia viviente. La fortaleza posee relatos intrigantes de invasiones fallidas por los británicos. Una muy famosa, fue la defensa de la ciudad hecha por Blas de Lezo contra Edward Vernon y su flota de 186 naves y 23.600 hombres. Blas con solo un ojo, una pierna y una mano peleo contra Vernon con su modesta banda de seis naves y 3.600 soldados.

Días 21 y 22. Cartagena de Indias. Día libre.

Desayuno y día libre completo para disfrutar de la ciudad.

Día 23. Cartagena – Bogotá – Madrid

Salida en vuelo con destino Madrid vía Bogotá. Noche en vuelo

Día 24. Llegada.

 

OPCIONAL:

Día 23. Cartagena – Bogotá.

Desayuno y traslado al aeropuerto. Traslado al hotel en Bogotá y libre.

Día 24. Vuelo Bogotá – La Macarena / Caño Cristales.

Salida temprano en vuelo a La Macarena. Asistencia a la llegada. Charla por parte de las entidades Ambientales y más tarde traslado al hotel. Asignación de la actividad del día de hoy.

Días 25/26. Caño Cristales.

Pensión completa y actividades asignadas para estos días.

Día 27. Vuelo La Macarena – Bogotá – España

Desayuno y visita asignada para la mañana de hoy, antes de salir en vuelo hacia Bogotá y enlazar con el vuelo de regreso a España.

Día 28. Llegada a España

(*) Las actividades en Caño Cristales no se conocen de antemano y son asignadas por las Entidades Ambientales de Parques Nacionales y Comacarena, según permiso y condiciones físicas del pasajero.

 

Mostrar todo

Galería de fotos

Solicítanos más información sobre este viaje